MESOTERAPIA FACIAL CON ÁCIDO HIALURÓNICO

La mesoterapia facial con Ácido Hialurónico es un tratamiento médico estético que mejora visiblemente la flacidez y las arrugas superficiales del rostro. Indicado para las depresiones cutáneas y cicatrices.  Conseguimos  luminosidad y una piel más hidratada y rejuvenecida.  Sus efectos son muy duraderos.

El número de sesiones dependerá del grado de envejecimiento cutáneo, lo más habitual son  3-5 sesiones, siendo las tres primeras cada 15 días, y las siguientes cada 3-4 semanas. El mantenimiento será cada 6-8 meses. Apenas presentan efectos secundarios, pero de producirse el más común es un cierto eritema (enrojecimiento) e inflamación que cede con la aplicación de hielo o mascarilla fría en unos minutos.   Las reacciones alérgicas son muy raras.

El Ácido Hialurónico es un polisacárido glicosaminoglicano producido por nuestro organismo. Es muy hidrófilo (capta agua). Se encuentra entre las moléculas de colágeno y elastina de la piel, tendones y músculos.

Hace algunos años, se obtenía este ácido hialurónico de la extracción de tejidos animales (cresta de gallo) pero la aparición de algunas enfermedades de transmisión animal y los problemas de alergias, hicieron que se investigara sobre la fermentación bacteriana mediante la ingeniería química, siendo esta la elección actual. Esta es la técnica  NASHA, (Non –Animal Stabilized Hyaluronic Acid), comercializado por Q-Med. Su nombre es Restylane.

Hay situaciones en las que la mesoterapia con ácido hialurónico está contraindicada, como en el caso de diabetes descompensada, infecciones en el lugar del implante o enfermedades autoinmunes (lupus eritematoso, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, poliartritis crónica,..).

Se debe de preparar la piel antes del implante con algún peeling químico.  Dependiendo de la zona a tratar, se puede utilizar anestesia troncular o anestesia tópica (crema EMLA).

Las recomendaciones posteriores a la realización del implante con hialurónico son:

-        Evitar la exposición solar y el calor excesivo (sauna,..) en las hora posteriores.

-        Utilizar mascarillas  con acción fría para disminuir el edema o inflamación.

-        Es recomendable masajear la zona con Vitamina K (para disminuir la aparición de hematomas)

La duración del implante dependerá de la densidad del mismo. El número de sesiones será personalizado y estará relacionado con la zona a tratar y con la densidad del producto.

Por Maria José Hernández
Doctora especialista en estética de Dermalia Láser


Esta entrada fue publicada en Antiaging Facial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>